El acoso laboral, una lacra social más común de lo que parece

2 Julio, 2017
El acoso laboral, una lacra social más común de lo que parece

El acoso laboral o mobbing consiste en un conjunto de abusos psicológicos a los trabajadores y trabajadoras de un determinado centro laboral, de forma que su autoestima y su estado de ánimo, quedan seriamente afectados debido a una situación de violencia reiterada. De esta forma, la integridad moral de las víctimas queda gravemente dañada.

Las humillaciones y ofensas por trato discriminatorio en el centro de trabajo serían un ejemplo de acoso laboral.

Las consecuencias del acoso laboral pueden ser muy graves y llevar a la persona afectada  a sufrir serios problemas psicológicos como el estrés, la depresión o la ansiedad. Así mismo se verá afectado su rendimiento laboral e influirá muy negativamente en su vida privada.

El mobbing puede ser vertical o horizontal.

El acoso vertical es el que dirige el o la jefa o superiores a un trabajador o trabajadora concretos, debido a problemas personales con el mismo o simplemente porque la empresa en cuestión desea que la víctima deje de forma voluntaria la relación empresarial existente.

El acoso horizontal, es el que provocan los propios compañeros y compañeras de trabajo de manera discriminatoria, ya sea por motivos de sexo, raza, religión, orientación sexual, etc…

Si te encuentras en una situación de este tipo no dudes en ponerte en contacto con Ancla Abogados, que cuentan con un reconocido prestigio dentro del asesoramiento jurídico laboral y un gran experto abogado laboralista en A Coruña. Tratándose de una de las ramas fundacionales de su despacho, les avalan 25 años de exitosos servicios dando apoyo legal a los trabajadores. Además, son especialistas en accidentes laborales, contando para ello con la colaboración de Peritos especialistas en Prevención de Riesgo Laborales, así como de médicos especialistas en Valoración de Daños Corporales.

Cómo saber si estás siendo víctima de acoso laboral

Muchas veces estamos siendo víctimas de acoso laboral sin saberlo, y en cambio, en otros, creemos estar siendo víctimas de acoso laboral sin estarlo siendo realmente. Para determinarlo debemos  atender a lo siguiente:

  1. Relegación al ostracismo. Los compañeros y compañeras de trabajo te aíslan y te hacen el vacío, no te dirigen la palabra y ni siquiera te saludan.
  2. Te imponen más carga de trabajo de la que realmente se puede realizar en una jornada, te obligan a realizar los peores trabajos, inferiores a tu cualificación o ni siquiera te dan la más mínima tarea.
  3. Te dicen que no a todo lo que pides, y solo te hablan para insultarte o humillarte. Te faltan al respeto constantemente.
  4. Te acusan de hacerlo todo mal, de ser un o una mal profesional, de no cumplir con todas tus obligaciones laborales, es decir, te desprestigian a nivel profesional.
  5. Se meten con tu aspecto personal y de tus aptitudes para el trabajo y la vida en general.
  6. Te insultan, te amenazan, ridiculizan tus creencias, te intimidan y te ofenden verbalmente. En algunos casos pueden incluso llegar a darte un ligero empujón o a arrinconarte contra la pared a modo de amenaza.
  7. Te discriminan totalmente frente al resto de tus compañeros y compañeras de trabajo