Cuando el transporte supone un problema para el jefe

26 septiembre, 2017
Cuando el transporte supone un problema para el jefe

Madrid es una ciudad a la que, por desgracia, caracterizan el estrés y las prisas. Cada día, toda aquella persona que reside o trabaja en la ciudad está sometida a los horarios que marcan los trenes, los aviones, el metro… y esa situación, aunque nos agobie, conforma nuestro día a día. Si a todo eso se le añade el hecho de poseer una empresa, todo el mundo se puede hacer a la idea de cuán agobiante puede resultar vivir en la ciudad.

La Comunidad de Madrid está plagada de empresas, aproximadamente unas 157.000. Tantas como historias encierran. Un día es una aventura para los jefes de dichos negocios, que además suelen tener bastantes problemas de transporte a lo largo y ancho de la ciudad. Para hacer más calmada esa aventura diaria conviene disponer de un medio de movernos por la ciudad que haga más sencillo y más rápido el trayecto.

Muchos jefes suelen utilizar su propio vehículo para moverse por Madrid, pero en determinadas ocasiones no conviene ni económica ni anímicamente. Económicamente porque se gasta demasiado combustible. Anímicamente porque estresa de una manera importante. Hay que encontrar una alternativa y es lo que he tratado de conseguir con el paso del tiempo.

Dirijo una aseguradora desde hace unos diez años en Madrid. Mi condición de Director me ha obligado a trasladarme a muchos sitios: impartir conferencias, visitar clientes… por lo que siempre he estado muy pendiente de todo lo que tuviera que ver con horarios de trenes, de autobuses, de metro… e incluso de aviones. Una situación que, con el paso de los años, va desgastando a cualquiera.

En muchas ocasiones me cabreaba y llegaba tarde a los sitios a causa de las retenciones. En otros casos, estaba a punto de tener un accidente a causa de las grandes dosis de estrés que padecía. Me di cuenta de que aquello no podía seguir así. Necesitaba cambiar mi manera de llegar hasta puntos clave como estaciones de tren o el aeropuerto de Barajas y por eso vi en una entidad como ServiTaxi Madrid una oportunidad pintiparada para ello.

Pensaba que de este modo simplificaría mi vida y reduciría el estrés al que me veo sometido en el trabajo. Y la verdad es que no me he equivocado en absoluto, porque desde que utilizo un servicio como el de ServiTaxi Madrid siempre consigo llegar puntual a los lugares de embarque, sin tener que soportar grandes retenciones y en un coche de lo más cómodo y preparado para todo aquello que me haga falta.

Un servicio cuidado hasta el más mínimo detalle

La calidad de un servicio como el que proporciona esta entidad va más allá de lo que tiene que ver con el coche. Se trata de un servicio completo, en el que el cliente puede pedir un presupuesto de manera gratuita y sin compromiso, en el que puede seguir en tiempo real en qué lugar se encuentra al taxi que va a pasar a recogerle, en el que la espera es mínima y en el que la puntualidad es la seña de identidad más reconocida.

Sin duda alguna, se trata de un servicio recomendado para personas que, como yo, necesitan estar moviéndose por la ciudad y fuera de ella de un modo constante. Confiar en sus profesionales garantizará que lleguemos en hora a cualquier sitio, evitando los lugares de mayores retenciones y sintiéndonos al fin cómodos mientras viajamos de un lado a otro. Sin necesidad de estresarse. Sin necesidad de dejarnos un dineral en gasolina.

Demasiados problemas nos da el propio trabajo que supone tener que dirigir una empresa como para tener que estresarnos todavía más a causa de nuestro propio transporte. Es el momento para darle la vuelta a esto y comenzar a disponer de una alternativa eficaz, rápida y también muy barata como la que ofrece ServiTaxi Madrid. Es la solución a buena parte de nuestros problemas diarios. Por eso conviene no olvidarse de ella.