El día de la inauguración en el emprendimiento

3 enero, 2018
El día de la inauguración en el emprendimiento

Emprender no es fácil. Todo el mundo que se haya metido en el “barro” que es montar un negocio sabe de lo complicados que son los inicios. Las dudas siempre son grandes aunque uno ponga todas sus ilusiones y haga una inversión importante.

En nuestro caso montamos un negocio de importación de coches que era una idea bastante buena ante la gran demanda existente en estos últimos años de vehículos de importación. Queríamos empezar con buen pie y para eso quisimos hacer ruido con una inauguración por todo lo alto.

Lo mejor es optar por una empresa de confianza y buena reputación

Para ello no quisimos jugárnosla y optamos por todos unos profesionales en el catering como La Frolita. Una empresa especializada en estos temas que lleva más de una década en la tarea de organizar eventos para clientes con diferentes necesidades, desde familias a empresas como la nuestra.

Leímos opiniones muy buenas sobre ellas y nosotros que hemos tenido la suerte de encontrarles, debemos reconocer que son todos unos profesionales. Unos buenos ingredientes y un trato que desde luego fueron uno de los ingredientes fundamentales para que nuestra inauguración fuera un pistoletazo de salida por todo lo alto.

Como nos fue realmente bien el acertar con la inauguración a la hora de hacer clientes, vamos a dar consejos:

  • Primeramente, hay que fijar un día y una hora para que se produzca a inauguración. Tiene gran importancia que la fecha no coincida con otro evento importante. Debemos pensar en un público objetivo, mirando el calendario para ver que no existe otro evento en nuestra ciudad que pudiera interesarles otro acto más que nuestra inauguración. La hora también tiene bastante interés, por lo que hay que observar que no sea en una franja horaria en que no se esté trabajando.
  • Cuando se organiza una inauguración, se tiene que pensar en la lista de invitados que tenemos. Esto es reamente importante, puesto que deberás elegir entre una lista cerrada o un evento en el que haya una lista abierta. Todo depende del negocio que inauguremos, puesto que va a ser más acertada una opción que la otra. Por ejemplo, si se trata de un negocio pequeño de barrio, va a ser mejor que todo el mundo venga a conocernos y si es algo más exclusivo, mejor hacer una lista de las personas que deseamos invitar.
  • Algo importante es que el presupuesto sea realista con respecto a nuestras posibilidades. Lo que no podemos es gastarnos un dinero que no tengamos. Esto es un peligro real, por lo que lo mejor es tener mesura y hacer algo bueno, pero sin salirnos de un guión que establezcamos en lo económico.
  • Hay que realizar un programa del evento en cuestión. Hay que saber a qué hora vamos a comenzar y cuando vamos a atender a os invitados o si se realizará algún brindis o habrá que dar una charla que informe sobre nuestro negocio en cuestión.
  • Es importante que la decoración sea atractiva. Si cuenta con tiempo y te gusta, es aconsejable el poder encargar de decorar el propio local. Si estás en un momento en el cuál no tengas el tiempo necesario y cuentas con tiempo. Es posible contratar una empresa que haga ese trabajo.
  • Los regalos o un detalle es importante. Lo normal es hacer, como hablábamos al principio, el poder contratar un servicio de catering que sea de calidad siempre es un punto a tu favor. Además de esto, está muy bien preparar un informe donde se hable del propio negocio y algún regalito en clara relación comercial con el negocio.
  • Un punto importante, es contratar un fotógrafo para que pueda tomar instantáneas del momento. Lo mejor de esto es que a la gente siempre le gusta verse en este tipo de eventos y compartirlo con sus contactos. Por lo tanto, no debemos perder la oportunidad de contar con una publicidad gratuita.

Como has podido ver, la inauguración puede convertirse en la mejor rampa para que empieces con un buen impulso e incluso clientes desde el primer momento, por lo que no debes pasar el momento de hacer una inauguración que os ayude a la empresa.

Desde aquí te deseamos la mejor de las fortunas y recuerda, cuanto más lo tengas preparado, menos oportunidades habrá de que pueda fallar algo. ¡Suerte!