Las mejores soluciones para el futuro pasan por las energías renovables

17 abril, 2018
Las mejores soluciones para el futuro pasan por las energías renovables

Desde hace ya unos años comenzamos a ser conscientes de que le cambio climático era una realidad y que debíamos de ponernos las pilas para no cargarnos el planeta y es que los picos de contaminación que estábamos enviando a la atmósfera eran, en ocasiones, muy perjudiciales, tanto para la Tierra como para nosotros mismos. Por suerte, nos hemos concienciado a tiempo de que esto no podía seguir yendo así y a pesar de que haya gobiernos que todavía dudan de ello o que se dedican a poner impuestos a las energías renovables, los ciudadanos sabemos que el futuro pasa por su desarrollo y es que este tipo de fuentes de energía son beneficiosas puesto que su coste es menor y además no dañan ni a nuestro planeta ni nuestra salud, por lo que cada vez somos más los que instalamos calderas de biomasa, placas fotovoltaicas o incluso pequeños aerogeneradores en nuestros domicilios para autoabastecernos sin tener ningún coste más que el relativo a la instalación y al mantenimiento de los productos. En este campo, empresas como Eficiencia V nos pueden asesorar e instalar los aparatos que mejor nos convengan para nuestro hogar o empresa en función de nuestras necesidades específicas.

Tal y como os hemos avanzado en la introducción, la mayoría de los países y gobiernos de los diferentes estados del planeta son conscientes, al igual que sus ciudadanos, que debemos de impulsar el autoconsumo y el desarrollo de las diferentes energías renovables puesto que si queremos estar en paz con la Tierra y hacer un uso sostenible de los recursos que nos ofrece, este es el camino correcto que debemos seguir. Sin embargo, siguen existiendo diferentes grupos políticos y estados a lo largo de todo el mundo que no creen que esto sea así o al menos, buscan ponerle trabas. Este es el caso de una de las batallas políticas más famosas que se librarán en este 2018 y que tiene como nombre “El impuesto al sol”, una contienda en la que los partidarios de poner tasas sobre el autoconsumo y los que no ya han puesto sus cartas sobre la mesa. Por lo que desde ahora y hasta que se resuelva, se espera una negociación a tres bandas sin un claro vencedor en la que esperemos que impere el sentido común y la conciencia global de aliviar el cambio climático en favor tanto del planeta como de todos los que habitamos en el.

En lo que a nosotros, los ciudadanos y empresarios, nos respecta debemos tratar de hacer un consumo más responsable del agua y la electricidad que usamos para minimizar al máximo los efectos del cambio climático, es por ello que en la medida de lo posible, además de instalar elementos que nos ayuden a ahorrar en el consumo del agua, como filtros para reducir el caudal de los grifos y temporizadores o sensores de movimiento en el caso de la electricidad, también debemos de aportar nuestro granito de arena instalando elementos de autoconsumo como pueden ser placas fotovoltaicas. En este caso, ni siquiera necesitamos poseer un gran terreno para ubicarlas, puesto que se pueden instalar perfectamente en los tejados de nuestras viviendas, lo cual, a pesar del coste de montaje, a la larga nos permitiría ahorrar una cantidad notable de dinero cada mes puesto que reduciríamos la factura de consumo eléctrico al mínimo.

En el caso de las calderas y estufas de biomasa tenemos que decir que desde hace unos años se están instalando un gran número de ellas en los hogares de nuestro país y es que, aunque a priori no seáis conscientes de que son, si os hablamos de estufas de pellets, de aire canalizable o de agua, seguro que conocéis a alguien que las tenga. Estas estufas, tienen costes de compra y mantenimiento muy reducidos por lo que son una excelente opción frente a la calefacción que habitualmente tenemos en nuestros domicilios.

Los aerogeneradores, los gigantes verdes

Los aerogeneradores son quizá los elementos que más acostumbrados estamos a ver a lo largo de nuestra geografía, sobretodo en zonas de montaña donde el viento azota con mayor intensidad. Esto se debe a que, en esos puntos concretos, un solo elemento generador de 138 metros de altura y 126 de diámetro entre aspas puede llegar a producir hasta un total de seis megavatios (MW) al año, lo cual es energía suficiente para abastecer sin mayor complicación las necesidades de cinco mil hogares.