Co-Housing y otras Alternativas de Viviendas para Mayores

15 octubre, 2018
Co-Housing y otras Alternativas de Viviendas para Mayores

A partir de los años 80 los arquitectos norteamericanos Charles Durett y Kathryn Mcamant empezaron a jugar con la idea del concepto de vivienda colaborativa y lo bautizaron como Cohousing o Covivienda, si bien el Cohousing nació en Dinamarca en la década de los 60Esta iniciativa consiste en vivir de manera comunitaria pero con viviendas independientes, complementadas estas por áreas comunes donde los vecinos comparten servicios, actividades sociales, comedores, conciertos, juegos de mesa, parrilladas…

El Cohousing es planteado por un grupo de personas, por lo general amigos o conocidos, y son ellos quienes se deciden en la compra de un terreno en conjunto para construir pequeñas casas básicas y económicas. Este tipo de proyecto empezó a tener tanta popularidad que ha sido imitado por muchos otros países del mundo. A partir de finales de los 80 se empezó a popularizar por toda Europa, sobre todo en países como Alemania y Reino Unido. En Estados Unidos también tiene una fuerte persistencia, quizás puesto que fue el país donde tiene origen el concepto, y es que frente a su fuerte neoliberalismo el cooperativismo y otras formas de colectivismo son modelos muy consolidados en la sociedad americana.

De momento en España lo más habitual es que esta iniciativa interese a personas ya jubiladas que desean seguir disfrutando de ciertas actividades y recibir cuidados sin optar por soluciones más tradicionales como puede ser la de una residencia.

De hecho, las residencias más pioneras apuestan pos soluciones similares y ofrecen apartamentos para mayores.

En San Vital comentan las ventajas de esta opción de vivienda al ofrecer una total independencia, a la vez que se ofrecen las actividades y cuidados propios de una residencia para mayores. Se apuesta así por un ambiente más humano, tranquilo y cálido, con la tranquilidad que supone disponer de un sistema de teleasistencia y supervisión médica en todo momento por parte de un equipo de profesionales.

El Cohousing aumenta su Popularidad en España

La popularidad de esta opción va en aumento en nuestro país y es que, son muchas las familias que no pueden permitirse pagar lo que suele costar una residencia privada y optar por una plaza pública es difícil.

Por ello, se está asistiendo a un cambio de mentalidad, de hecho según un estudio de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UPD) se desprende que más de la mitad de los españoles mayores considera poco probable terminar en un centro geriátrico y prefieren opciones más similares al Cohousing.

Rebensol, fue la iniciativa pionera en España en 2007 y sirve como ejemplo para decenas de colectivos que están construyendo sus proyectos por toda la península.

Su popularidad se debe, también a las muchas ventajas que supone vivir en una comunidad activa donde se desarrollen actividades y talleres de todo tipo.

Entre las iniciativas de Covivienda más conocidas en nuestro país está también la de “Trabenasol”, un complejo de 16.000 metros cuadrados donde 6000 están dedicados a vivienda y el resto a jardines y zonas de ocio.

La gran ventaja de este tipo de viviendas es su gran socialización, con lo que permite desarrollar una vida llena de actividades y compañía. Desde yoga a danza, gimnasia, meditación, baño terapéutico, pintura, taller de memoria y artesanía.

De esta manera, se consigue una estimulación física cognitiva constante, generándose ese sentimiento de comunidad. No es de extrañar que sean cada vez más las personas que opten por estas alternativas huyendo de las malas experiencias que tuvieron viendo envejecer a sus propios padres.

En residencias que no cuidan el aspecto humano, con una alta deshumanización y sin cuidar las relaciones personales significativas y con tendencia al aislamiento.

Todo ello, siendo contrario a lo que cada vez más estudios científicos sobre la “Felicidad. De hecho, en uno d e los más populares realizados en la Universidad de Harvard señalan cómo la necesidad de ese sentido de pertenencia a una comunidad es uno de los principales factores que nos ayudan a ser felices.

Así es, cultivar y cuidar las amistades significativas, los lazos con la familia son muy importantes para nuestro bienestar y felicidad.

De hecho, cada vez en más entornos laborales se está aplicando esta premisa, tratando de crear ambientes donde se cuide la relación con los compañeros de trabajo puesto que esto tiene un efecto positivo a la hora de reducir el estrés.