Control de horas

Control de horas

Como cada año durante el primer mes, Enero, he estado leyendo diferentes estadísticas sobre  empresas de diversos sectores, movimientos publicitarios, ventas y demás datos que pueden interesarme como mujer de negocios, para ver hacia dónde se están moviendo los tiros y tener una visión adecuada de cara al año actual. Este año me he sorprendido notablemente al leer que el absentismo laboral ha aumentado un 15% este pasado 2016.

Obviamente cuando un empleado se coge una baja laboral hay que pensar que esa persona lo está pasando mal por algún tipo de enfermedad que le impide estar en plenas facultades, sin embargo, también hay que reconocer que se ven casos en los que el empleado recurre a las bajas laborales de manera sistemática sin necesidad alguna de ellas  aprovechándose así, tanto de la Seguridad Social, como de la empresa para la que trabaja.

Por eso, de unos años a esta parte, se había venido observando un menor absentismo laboral que los expertos achacaban a la crisis que el país estaba sufriendo y a la falta de empleo en todos los sectores. Actualmente, aunque supuestamente el país ya no se encuentra en un estado tan crítico, hay que recordar que aún hay muchísimas familias en riesgo de exclusión social  y pobreza que buscan empleo desesperadamente sin resultado ninguno, y este hecho me hacía pensar que la tasa de absentismo laboral habría seguido en la media de años anteriores por miedo a perder el empleo.

Yo soy de las que piensa que si un trabajador se levanta con un poco de dolor de cabeza ha de ir al trabajo, porque todos podemos sentirnos mal algún día y es necesario seguir adelante. Pero también creo que si un trabajador tiene fiebre o sufre cualquier tipo de dolor que le impide estar en plenas facultades, obligarle a ir al trabajo es una especie de tortura, y como yo no disfruto con el sufrimiento ajeno, prefiero que se coja la baja antes que trabajar en esas condiciones.

Y es que según datos de la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo, este año las bajas laborales superan los 4,5 millones, un 15% más que en 2015, lo que equivale a que más de 80.000 trabajadores no acudan a su puesto de trabajo ningún día del año. Estas bajas detraen 5.500 millones de la Seguridad Social, otros 4.800 millones de las empresas y suponen un corte de oportunidad del 6% en términos de PIB de 62.000 millones.

Eso, unido al número de funcionarios y políticos que deciden no acudir a su puesto de trabajo sin consecuencia alguna, hace que la visión que se tiene de España fuera de nuestras fronteras no sea precisamente la de un país comprometido, cooperativo y responsable, sino todo lo contrario.

Cambia la normativa

Hace unas semanas, la sentencia de la audiencia nacional obligó a las empresas españolas a llevar un registro diario de las horas de cada empleado con el objetivo de mantener un registro de las horas extraordinarias que se realicen en la empresa, pero también un registro de las horas que el empleado falta en su puesto de trabajo.

Una buena idea para mejorar ese registro es contar con el típico reloj de fichar que muchas empresas europeas y norteamericanas ya tienen desde hace años. Grupo CAYP puede proveeros de controladores de accesos y de relojes para fichar a precios ajustados.

Personalmente creo que esta nueva normativa puede resultar muy positiva tanto para una parte como para la otra porque, de alguna manera, los empleados se pensarán dos veces eso de llegar tarde o salir antes de hora, mientras que las empresas tendrán que justificar cada hora de más que hagan sus trabajadores. Pero sé de algunas personas a las que esta normativa no ha sentado demasiado bien ¿qué opináis vosotros? ¿puede ser algo positivo o negativo?

Tal vez seáis de los que pensáis eso de que «hecha la ley, hecha la trampa» y puede que tengáis razón pero creo que se debería llevar un control de horas, cumplidas y sin cumplir, días de baja labora, y horas extras realizadas por el trabajador porque lo que es justo hay que respetarlo, al 100%, pero lo que no lo es, debería ser castigado de alguna manera.