Ofrece la información de tu empresa en más de un idioma

22 septiembre, 2020
Ofrece la información de tu empresa en más de un idioma

Parece que los pequeños empresarios aún no se dan cuenta de la importancia que pueden llegar a tener hoy en día los idiomas. Es como si ese tema no fuera con ellos. Erróneamente creen que eso de tener la información de la empresa en dos o tres idiomas es cosa de grandes multinacionales o fábricas que exportan a otros países pero la realidad es muy diferente a esa y tienen que abrir los ojos si de verdad quieren tener éxito.

Es obvio que el sector turístico, incluso el de la restauración, lo tiene más asumido y por eso vemos páginas web de casas rurales en pueblos pequeños cuyos propietarios tienen la web traducida del español al inglés, al francés e incluso a otros idiomas como el alemán o el ruso, pero si salimos de ese sector la cosa se complica un poco más para ver este tipo de actuaciones.

¿Y por qué hablo explícitamente de la página web y no de la información de la empresa en general? Pues porque hoy en día el 80% del público nuevo que conoce una empresa tiende a hacerlo a través de la red.

Pensemos en una tienda de moda de barrio, quienes nos conocen ya lo hacen desde que montamos el negocio y los pocos nuevos clientes que puedan llegar por el boca a boca, o porque vean por primera vez nuestra tienda, son más bien escasos. Sin embargo, si esa misma tienda de moda crea una tienda online y empieza a vender a través de Internet, aunque solo sea a nivel nacional, las posibilidades de que consiga clientela nueva aumentan notoriamente, incluso de otros países pues debemos recordar que son muchos los ingleses, franceses, alemanes, rusos, ucranianos y de otras tantas nacionalidades que residen en nuestras costas y, en menor medida, en ciudades del interior.

Gracias a Internet se nos abre un mundo de posibilidades a las pymes, pues tenemos la oportunidad de vender productos en todo el país, e incluso en todo el planeta si así lo deseamos. Obviamente no vamos a ser Amazon de la noche a la mañana pero por algo se empieza, ¿o no?

Del mismo modo esto puede ser igual de interesante para el sector servicios. Pensemos en una empresa de reformas que trabaja en toda la provincia. Es posible que en la ciudad en la que tienen la sede ya sean conocidos, aunque nunca está de más captar más clientela, pero en las localidades adyacentes, pedanías o pueblos, es posible que no hayan escuchado hablar de ellos nunca y si ven su web en Internet ganarán visibilidad de forma inmediata. Ahora pensemos que esa empresa de reformas se encuentra en algún punto costero de nuestro país, como Alicante, Cartagena, Castellón o Lleida. ¿Sabéis cuantos extranjeros residen todo el año en esas zonas? Calpe, por ejemplo, es un pueblo alicantino conocido por su amplia población de alemanes residentes, o Altea, una localidad a la que le pasa tres cuartos de lo mismo. Benidorm y Alfàs del Pi están llenos de ingleses todo el año y todos ellos pueden necesitar una reforma en casa ¿o no? Pero, ¿qué pasaría si no entienden bien el idioma o simplemente prefieren leer la información de la empresa en si idioma natal? Pues que una web e castellano, sin traducción, pasaría inadvertida para ellos y optarían por nuestra competencia directa.

Según la agencia de traducción La Vila Traducciones, son muchos los pequeños empresarios del levante alicantino los que están empezando a apostar por la traducción completa de sus páginas web para captar mayor clientela en estas áreas.

Ahora bien, ¿sería correcto tener una web con el texto en castellano e inglés en una misma url? Por supuesto que no. Esto, además de no ser estético y además de que puede marear al posible cliente, lo único que va a conseguir es que los buscadores como Google, Bing o Yahoo, lean dos idiomas en una misma dirección y no tengan muy claro cómo catalogar la web e incluso dónde posicionarla o con qué criterios. Es decir, un desastre total.

Lo ideal sería que el diseño de la web traiga consigo la posibilidad de cambiar de idioma manualmente por el usuario. En otras palabras, que si el idioma por defecto es el español y accede a la web un alemán, sea el propio usuario el que tenga la posibilidad de cambiar manualmente al idioma que le interesa y mediante un botón (click) que dirija a la misma web en otra url escrita en ese idioma.

Por ejemplo: unaweb.es que tenga versión en inglés en unaweb.es/en o una versión en alemán en unaweb.es/al

Una experiencia en primera persona

Para ver exactamente de qué estoy hablando podemos acudir a la web de Turrones Adelia Iváñez, una tienda de turrones de jijona en pleno centro de Bilbao. Si accedéis a la web comprobaréis que hay tres versiones de la misma web, una en español, otra en inglés y una más euskera.

Conozco esta tienda de turrones desde hace años y por eso he tenido la oportunidad de preguntarles hasta qué punto han mejorado sus ventas online desde que subieron esta versión de la web que contiene diferentes idiomas en los que navegar. La respuesta ha sido clara: mucho.

Según la propia empresaria, publicar la web en inglés le ha reportado muchísimo éxito entre la clientela de habla inglesa que reside en nuestro país, pero también fuera de nuestras fronteras. La clave es la especialización y, por supuesto, poder ofrecer a los usuarios una web profesional que aporta confianza y seguridad al posible comprador.

Lógicamente quien busca “turrones online” encuentra antes a otras reconocidas empresas como Turrones Artesano o La Colmena, pero también podemos ver en esa primera página de resultados de Google, aunque un poco más abajo, a Adelia Iváñez. Ahora bien, ¿por qué comprarle a ella y no a las otras tiendas online que aparecen por delante? Pues simplemente porque la pareja de jubilados que residen en Calpe han encontrado en su página web la tienda perfecta para comprar dulces navideños para ellos mismos y para enviar como regalo a toda la familia que reside en su país natal gracias a haber podido encontrar toda la información de los productos, y la explicación de la elaboración de los mismos, en su lengua.

Y es que en un mundo tan globalizado como es el nuestro en la actualidad, sin idiomas se nos cierran muchísimas puertas.

¿Para qué puede llegar a querer un fontanero una web traducida al alemán? ¿O un restaurante? ¿o una tienda de electrónica? Pues exactamente por lo mismo.

Puede que la excepción a esta regla sean los pequeños comercios de alimentación de barrio pero la realidad es que ni una panadería ni una carnicería de barrio suelen tener página web con tienda online, básicamente porque no les merecería la pena el gasto así que podríamos decir que hay ciertos negocios que están exentos de ello, aunque son los mínimos.

Hace poco una conocida que vende cosméticos por Internet de una conocida marca de toda la vida, me comentó que con el tema del confinamiento por culpa del Covid19 había empezado a aumentar su volumen de ventas, algo que ya había imaginado pues a raíz de todo lo vivido son muchas las personas que han empezado a comprar online de forma más asidua de lo que lo hacía antes. Le pregunté que en cuántos idiomas tenía traducida la web y su respuesta fue que solo la tenía en castellano. Mi recomendación fue simple: cuelga la web traducida a otros idiomas.

Esto fue a finales de Julio y tardó cerca de un mes en llevar a cabo el proyecto así que podríamos decir que tuvo todo funcionando a finales de agosto. Hoy por hoy, menos de dos meses después, ya ha notado un aumento de ventas importante a través de las webs en inglés y ruso, sobre todo, y lo que le parece curioso es que venda productos cosméticos a clientes en España a través de esas webs en otros idiomas. Pues no lo es. Hoy en día tenemos una importante población rusa viviendo en nuestro país, casi más que inglesa, y tienen las mismas necesidades que nosotros así que cualquier producto que sea válido para un español, también lo es para un ruso, alemán, chino o francés.

Lógicamente sigue vendiendo más a través de su página en español pero calcula que en dos meses habrá amortizado la inversión que hizo para traducir la web a otros idiomas y, por lo tanto, dentro de poco estará ya obteniendo un beneficio extra que se suma a las ganancias que solía tener antes de publicar las traducciones de su web en otros idiomas.

¿Entendéis ahora lo importante que puede ser dar un servicio en inglés además de en español? Da igual si eres una pyme porque en Internet no importa lo grande o pequeña que seas, lo único que debes tener en cuenta es si tu sector puede vender y ofrecer sus servicios a través de la red, si la respuesta es sí, ya sabes qué es lo que tienes que hacer.