Los emprendedores, el motor de la economía de nuestro país

Los emprendedores, el motor de la economía de nuestro país

Nuestro país se ha caracterizado desde siempre por ser uno de los más activos en lo que a emprendimiento se refiere y es que si os paráis a pensar, a primera impresión se nos vienen muchos ejemplos de empresarios que, naciendo desde cero, con el paso de los años y el buen hacer que les caracteriza, se han ido forjando su historia en todos los comercios mundiales, de tal forma que hoy en día llegan a ser verdaderos referentes en sus campos de acción para los más jóvenes.

España es un país de emprendedores, de visionarios y aventureros que apuestan por sus ideas y las llevan a cabo a fin de conseguir sacarles el mayor rédito económico y empresarial posible. Una tarea muy compleja que requiere muchas horas de esfuerzo y que, aunque no siempre sale bien, lo que está claro es que quien no lo intenta, nunca llegará a conseguir hacerse rico. Como dice el dicho popular, quien no arriesga no gana. Esta es la máxima que siguen todos los emprendedores, es por ello por lo que en las próximas líneas os queremos dar algunos de los mejores trucos para que seáis vuestros propios jefes.

Comenzar de cero es muy difícil, que nadie se engañe, sin embargo, lo cierto es que es la única forma que hay de empezar. No todos tenemos la suerte de heredar una empresa que vaya viento en popa ni tenemos la fortuna de contar con una buena cuenta corriente que nos aúpe de cualquier problema que nos surja por el camino, es por ello por lo que, antes de lanzarnos a la aventura, debemos de tener muy claro que es lo que queremos y si podemos llegar a hacerlo o no.

No es momento de lanzar propósitos irreales, puesto que, de hacerlo, el fracaso está más que asegurado. Hoy en día, una buena forma de empezar la encontramos en Lavatur y es que, por poco dinero, gracias a ellos, podemos montar una lavandería profesional a la que acudan nuestros vecinos, hoteles, alojamientos turísticos… y que, en definitiva, formen parte de nuestra clientela más habitual nuestros vecinos más cercanos. Por ello, lo fundamental es saber escoger el lugar en el que debemos de alquilar el local en el que vamos a montar nuestra empresa. En la actualidad, esto es algo que está muy estudiado y es por ello por lo que no vale lo mismo un bajo en una esquina que en medio de la calle, ni siquiera cuenta con el mismo valor un local que vaya en el sentido de la marcha de la calle o en el contrario, así como si pasa el autobús por delante o no. Todo ello influye en el precio y, por tanto, en la visibilidad que tengamos para el resto de la ciudadanía.

Nada es fácil cuando empiezas y por este mismo motivo, antes de rodar, debemos de pararnos a pensar hasta que punto podemos arriesgar y cuales son los factores de riesgo que cada local nos puede dar. Para ello, lo mejor es contar con un análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades) de todo el conjunto empresarial que tenemos en mente, ya que de aquí podemos sacar una primera aproximación de que riesgos corremos, así como también tendremos en cuenta cuales son nuestras fortalezas y las oportunidades de negocio que tendremos que aprovechar si queremos despuntar sobre los demás.

Además, por suerte, hoy en día, los gobernantes son conscientes de que comenzar una aventura empresarial es complicado, por eso, asociaciones como AJE premian el talento de los jóvenes emprendedores, dándoles unos galardones anuales que resaltan la iniciativa de los más atrevidos y jóvenes.

La crisis y el emprendimiento

Durante los años más complicados de la crisis fueron muchos los empresarios que tuvieron que bajar las persianas de sus negocios porque no dieron soportado la caída generalizada de las ventas. Unos tiempos difíciles que afectaron no solo a los más jóvenes, sino que al conjunto de emprendedores de nuestro país. Hoy en día, parece que la economía repunta y es por ello por lo que vemos que, poco a poco, nuestras calles recuperan el color de antaño, sin embargo, la realidad es que esta es una ardua tarea que no nos va a llevar poco tiempo. No obstante, este es el mejor momento para emprender, ya que los precios de los alquileres todavía son asequibles, mientras que en el futuro volverán a subir.