Alarmas, la mejor protección para una empresa

8 octubre, 2018
Alarmas, la mejor protección para una empresa

La experiencia nos dice que no toda la gente que nos encontramos en nuestro día a día tiene unas buenas intenciones. Y es que cada vez es más habitual que los amigos de lo ajeno hagan apariciones por las diferentes empresas que operan en nuestro país. En muchas ocasiones, la simple acción de ver a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado patrullar por la zona hace que se ahuyenten y que, por suerte, no pase nada, sin embargo, estas rondas de Policía Local, Policía Autonómica, Policía Nacional y Guardia Civil no son siempre son completamente efectivas. Es por este motivo por el que cada vez más familias y empresarios optan por instalar cámaras de video vigilancia en sus domicilios y empresas y es que solo de esta forma se puede cubrir el vacío que los agentes de la autoridad son incapaces, por falta de medios, de cubrir. No obstante, en algunos casos, esto es todavía insuficiente y, sobre todo, en los casos en los que la empresa es de gran tamaño también si incluye en el dispositivo de vigilancia a uno o varios vigilantes de seguridad, en función de las necesidades específicas de la compañía.

Las cámaras son sin duda una de las grandes opciones y es por ello por lo que son de las más comercializadas. Su uso en muchos casos se hace indispensable, sin embargo, antes de instalarlas debemos de conocer en que supuestos podemos usarlas y bajo que normativas, dado que no podemos grabar todo aquello que queramos. Un ejemplo de esto lo tenemos en Murcia, donde un hombre fue detenido por poner cámaras ocultas en casa de su exmujer, que las descubrió gracias a que unos operarios de instalaciones de alarmas acudieron a su casa un tiempo después a instalar una. El hombre había situado dos cámaras ocultas en el techo del salón y del dormitorio de la mujer, hecho que es totalmente ilegal. Aunque solo sea como una anécdota, lo ponemos para que veáis que no podemos grabar todo aquello que queremos. En el caso de un negocio, nunca debemos fijar cámaras apuntando hacia la calle ya que no estaríamos preservando la intimidad de los viandantes. Además, en caso de ponerlas en el interior, también lo deberemos de comunicar mediante un cartel en nuestra empresa que lo advierta. Pero las cámaras nunca están solas, casi siempre van acompañadas de una alarma y es por ello por lo que queremos mostraros algunos de los tipos de sistema de aviso que nos podemos encontrar en nuestro día a día.

En función de las necesidades específicas que tengamos, la distinción más básica que podemos hacer es la de diferenciar entre alarmas para hogar y alarmas para negocios. La instalación de un botón antiatraco o SOS, está diseñada preferentemente para empresas, ya que es más habitual que sea aquí donde se produzcan atracos, sin embargo, otros elementos como detectores de apertura de puertas con mandos individualizados, han sido más pensados para hogar.

Si las diferenciamos por su conexión y transmisión debemos de señalar que hay algunas que no van conectadas a ninguna central receptora. Estas son alarmas simuladas, tan solo aparentan que hay un servicio de seguridad. Además, también existen las alarmas disuasorias, que son las que detectan una presencia y activan una señal acústica con el fin de intentar repeler a los ladrones. En ninguno de los dos casos, activan un protocolo de seguridad. Entre las que sí que envían señales a una central receptora, podemos encontrarnos con alarmas cableadas, las cuales pueden ser saboteadas si se corta el cable o alarmas inalámbricas.

Sea cual sea nuestro caso, una de las mejores soluciones que tenemos es acudir a Segurmail ya que ellos son expertos en seguridad y nos ofrecerán los mejores servicios adaptados a nuestras necesidades específicas, por lo que con ellos podremos gozar de la tranquilidad.

Otros tipos de alarma según su función

Además de las que os hemos mencionado, también existen otros tipos de alarmas. Unos sistemas que podemos instalar de forma independiente o añadirlos a alguna de las anteriores y que, en el caso de nuestro país, las más comunes son las que incluyen sistemas anti intrusos, los que son capaces de detectar personal no autorizado, los equipos antiincendios, los cuales, como su propio nombre indica, nos alertan de fuegos y humos y los sistemas contra inundaciones.