Ventajas y desventajas de trabajar desde un hotel

19 octubre, 2018
Ventajas y desventajas de trabajar desde un hotel

¿Te imaginas poder trabajar desde un hotel? Seguro que te vienen un montón de ventajas pero también hay alguna desventaja. En los últimos años, con la incorporación de los jóvenes al mercado laboral, hay una mayor disposición a trabajar desde otros lugares, y en este grupo se incluye el hacerlo en la oficina. De hecho, cambiar de funciones, trabajos y lugar de residencia será lo normal en unos años y el empleo para toda la vida en una misma empresa morirá. Muchas veces, una empresa pierde mucho poder económico por tener que pagar la renta de un alquiler. Es lo que ahora se llama “nómadas digitales” o “cibernómadas”.

Seguro que te ha pasado en más de una ocasión que llegas a una ciudad nueva y no sabes dónde aterrizar con tu portátil o tablet hasta esa reunión de mediodía. O puede que tengas que recibir a unos importantes clientes y tu casa no sea la mejor opción. O que el alquiler de una oficina no te salga rentable. En ese momento cuando necesitarías un hotel para mantener esa reunión. La industria hotelera ha aprendido a adaptarse a las nuevas formas de trabajo emergentes ofreciendo todo el equipamiento necesario para estos profesionales, donde la tecnología juega un papel fundamental.

El precio

La principal ventaja es la del precio.  Alquilar determinados espacios de un hotel por horas -salas de reuniones, despacho privado, aulas, escritorios individuales es mucho más barato que alquilar una oficina. Además no tendrás que pagar facturas de electricidad, agua o Internet. Los sistemas de telecomunicaciones de los que harás uso ya están instalados y te librarás de las facturas de luz y los gastos mensuales que supone alquilar una oficina. Y creemos que eso es muy importante.

En un hotel tendrás la posibilidad de llegar y empezar a trabajar. Todo lo que necesitas ya está instalado. Un escritorio, internet, material de oficina… De esta forma, el tiempo te cundirá mucho más, sin esperas innecesarias, o de repente darte cuenta de que no funciona la red o que se ha ido la luz durante unas horas.

Comunicaciones

Vas a tener avanzados sistemas de comunicación y dispositivos multimedia para realizar presentaciones o aplicaciones específicas para la planificación de reuniones que ofrecen la máxima conectividad a los asistentes.

Como te digo, los hoteles de este tipo disponen de oficinas “a la carta”. Tendrás la opción de elegir entre salas privadas para trabajar, aulas para conferencias, salas de reuniones, despachos, áreas de desayuno o de descanso, además de contar con servicios como catering o plazas de aparcamiento. En Hoteles de cinco estrellas puedes contar con un montón de posibilidades. Incluso en el Hotel Boria BCN lo que puedes  hacer es posteriormente invitar a tus clientes a comer o si es por la noche a tomarte una copa. Cuando recibas a unos clientes o proveedores en un lujoso hall, con unas excelentes sillas o sillones y un servicio de conserje virtual te dará prestigio y profesionalidad. El primer punto ya lo tendrás ganando.

En un hotel no suele haber mucho tránsito de personas, al menos en las salas habilitadas para trabajar. Esto nos brinda el silencio o la tranquilidad necesaria para poder concentrarnos y llevar adelante nuestros trabajos. Personalmente yo no puedo trabajar cuando hay ruido, por lo tanto estos lugares pueden ser perfectos. Y no olvidemos la limpieza de estos sitios.

Pocas desventajas

La verdad es que inconvenientes hay pocos. A boto pronto nos imaginamos el sentirte en un territorio neutral cuando tienes que reunirte con gente a la que quieres proponer algo. Muchas veces el sentirte que juegas en casa te sirve para estar más cómodo. Por otro lado, en las reuniones se detectan problemas relacionados con la atención. Esto es porque son muchos (un 67%) los que llevan a cabo otras tareas, como por ejemplo quedarte mirando aspectos lujosos del hotel. También consideran molesto el ruido de fondo, lo que lleva a un 52% de ellos a trasladarse a otra sala para concentrarse. Pero pocas cosa más.

La verdad es que me encanta esto de organizar una reunión en hoteles de la ciudad. Una nueva forma de innovar y que para estas fechas en las que es tan complicado financiarse, puede ser una gran idea.